Presidente de Filipinas: ‘Dios me prohibió hablar malas palabras’

Las profanidades de Duterte se han convertido en una marca comercial de su imagen política, especialmente cuando amenaza con matar a los traficantes de drogas.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, quien una vez llamó al Papa un “hijo de …” y le dijo a Obama que “se fuera al infierno”, dice que le prometió a Dios que no dirá más improperios.

Las profanidades de Duterte se han convertido en una marca comercial de su imagen política, especialmente cuando amenaza con matar a los traficantes de drogas como parte de su guerra contra las drogas ilegales que ha dejado miles de muertos desde que asumió el cargo a finales de junio.

Duterte hizo la promesa impresionante a la llegada a su ciudad natal en el sur de la ciudad de Davao el jueves por la noche, tras un viaje a Japón.

Él dijo que durante el vuelo a casa, estaba mirando al cielo mientras todo el mundo estaba profundamente dormido y oyó una voz que decía: “si no paras, derribaré este avión”.

“Y yo pregunté, ‘¿quién habla?’ Por supuesto, era Dios”, dijo. “Así que le dije a Dios que no utilizaría más jerga ni palabrotas”, agregó el mandatario filipino, según la emisora ABS-CBN.

“Una promesa a Dios es una promesa al pueblo filipino”, aseveró.

El cambio Duterte fue recibido con aplausos, pero advirtió: “No aplaudan demasiado o de lo contrario, esto me puede descarrilar”.

Fuente: www.noticiacristiana.com

Envía tus Noticias Cristianas