Supuesta filtración de WikiLeaks revelaría que Hillary Clinton adora a Satanás

#SpiritCooking es el trending topic número uno en Twitter en Estados Unidos. Y significa una cosa: que por la red social corre la voz (cierta o falsa) de que el jefe de campaña de Hillary Clinton y, posiblemente, la propia candidata, son adoradores de Satanás.

La cosa empieza en WikiLeaks. La organización ha difundido una larga serie de correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton que en su inmensa mayoría eran irrelevantes.

En uno de ellos, el lobbyista Tony Podesta, hermano de John Podesta, que dirige la campaña de Hillary, recibe una invitación para cena de la artista especializada en performances macabros Marina Abramovi. En el email, Abramovi pregunta a Tony Podesta si su hermano asistirá al evento, al que se refiere como ‘Spirit Dinner’, en aparente referencia a una performance que hizo hace 6 años y en la que simulaba pintar en la pared un mensaje diabólico con sangre.

Eso ya fue suficiente. El Drudge Report, una página web conservadora, puso la noticia junto a una foto de Clinton con las manos en alto que aparentemente hace un símbolo satánico en un evento público, como muestra “irrefutable” de que el Partido Demócrata es una secta satánica.

La web InfoWars siguió. Y luego llegó el comentarista Sean Hannity, de la cadena de televisión Fox News, y uno de los mayores defensores de Donald Trump.

Otros que han visto la prueba irrefutable de que Clinton está con el demonio son el troll de Twitter Mike Cernovich y el dibujante Scott Adams, autor de las tiras cómicas del personaje ‘Dilbert’.

Así pues, y gracias a una cena, muchos creen que Hillary adora al demonio. Aunque rápidamente, aprovechando el marketing de estar de moda y en el candelero, una secta satánica estadounidense ha negado que Clinton esté entre sus filas.

Claro que ya se sabe que solo los que siguen al demonio van a negar que sigan al demonio, con lo que el desmentido no parece que vaya a tener mucho impacto.

Envía tus Noticias Cristianas