Llega a América Latina barco en el que se practican abortos en aguas internacionales

La organización también pidió al Gobierno guatemalteco que “despenalice el aborto”, explicando que se trata de “un procedimiento médico estándar y de un derecho humano”.

El “barco del aborto” llegó por primera vez a América Latina. Se trata de una embarcación holandesa, llamada “Women on Waves” —Mujeres sobre las olas— que traslada mujeres embarazadas a aguas internacionales para realizarles abortos. Si bien su primer destino es Guatemala, la administración del puerto de San José no lo dejó desembarcar, ya que no habían declarado el propósito de su visita. En Chile, dicha organización feminista fue la impulsora de la “línea aborto libre”, un call center que promueve el uso ilegal del Misopostrol.

El barco es un velero para 10 personas y trae activistas pro aborto de Brasil, Australia, Alemania, Holanda, España y Guatemala. Desde el 2009 ofrecen servicios gratuitos de aborto a mujeres en países donde asesinar al niño que está por nacer está prohibido.

Llegaron el jueves a Guatemala y pretenden quedarse ahí por cinco días. Sin embargo la administración del puerto de San José obligó a “Women on Waves” regresar a la embarcación, alegando que no habían declarado el propósito de su visita a Guatemala, donde el aborto es ilegal, salvo que la vida de la madre esté en riesgo.

“Este no es un barco por la vida”

El seminarista católico cubano Gil Hernández irrumpió en una conferencia de prensa de la ONG a los gritos de “este no es un barco por la vida”. Expresó que los activistas “dicen que luchan por la vida y los derechos humanos, pero parece que asesinar se ha vuelto un derecho humano”.

Otro grupo de unos siete evangélicos irrumpió gritando “el aborto es un asesinato”, lo que generó un momento de tensión que provocó el fin de la conferencia de prensa..

Por su parte, la fundadora de la ONG, Rebeca Gomberts, enfrentó a los manifestantes y les dijo que cada año unas “21.600 mujeres en Guatemala ingresan a hospitales con complicaciones relacionadas con abortos clandestinos”, por lo que “estamos muy decepcionados por la actitud de la Administración Portuaria”.

“No sabemos quién es responsable de negarnos acceso al muelle”, dijo Gomberts a la AFP, asegurando que cuenta con los permisos para ingresar a Guatemala.

Explicó que el plan es subir a cinco mujeres al barco para llevarlas a aguas internacionales. En el viaje, médicos les dan una charla sobre salud y derechos reproductivos. Si la mujer tiene menos de 10 semanas de embarazo, le ofrecen medicamentos para inducir el aborto.

Su relación con Chile: La línea del aborto

Fue en 2009 cuando la organización holandesa “Women on Waves” capacitó al grupo “Feministas Bío Bío” para implementar en en Chile una línea telefónica a la cual mujeres que quisieran abortar podían llamar y recibir instrucciones de cómo hacerlo antes de las 12 semanas de gestación tomando Misopostrol y poniendo gravemente en riesgo su salud.

Hasta el día de hoy, la “línea aborto libre” promueve el uso ilegal de este medicamento. Está a cargo de “Lesbianas y Feministas por el derecho a la información de Chile”, quienes durante años han “burlado” la ley respondiendo de lunes a viernes entre las 20 y las 23 horas “entre 10 y 15 llamadas diarias”, según sostienen en su página web.

Fuente: El Demócrata y Radio Biobío

Envía tus Noticias Cristianas