Pastor de la megaiglesia Willow Creek Community: “Jesús fue muy claro sobre visitar a los presos”

Si hubiera fallecido a los 55 años... habría tenido que explicarle a Dios que no rezaba por los prisioneros, que nunca había visitado uno, que nunca levanté un dedo para ayudarlos de cualquier manera".

Bill Hybels, fundador de la megaiglesia Willow Creek Community en Illinois, se alegra de que no haya fallecido a mediados de sus 50 años. Si lo hiciera, tendría que explicarle a Dios por qué nunca visitó a un prisionero.

El pastor de la mega iglesia hace mucho tiempo hizo esta declaración en su iglesia el domingo pasado mientras miles de asistentes se preparaban para empacar bolsas navideñas para los reclusos como lo han hecho durante los últimos cuatro años. Este año, cada recluso en el estado de Illinois recibirá una bolsa de regalo de Navidad.

“Sigo al hijo de Dios, Jesucristo, que fue francamente claro acerca de cómo debo relacionarme con los prisioneros”, dijo Hybels. “Si hubiera fallecido a los 55 años a pesar de todo ese entrenamiento claro y además porque soy pastor, habría tenido que explicarle a Dios que no rezaba por los prisioneros, que nunca había visitado uno, que nunca levanté un dedo para ayudar a los prisioneros de cualquier manera”.

Cuando Hybels, de 65 años, comenzó a visitar las cárceles, dijo que “la primera sensación abrumadora” que tuvo fue que “este era uno de los entornos más desesperados del planeta”.

“La esperanza”, dijo, “debe ser traída por quienes vienen del exterior”.

Bryan Stevenson, fundador de Equal Justice Initiative en Montgomery, Alabama, dijo a los asistentes a Willow Creek el domingo que los cristianos deben intensificar y responder al llamado de Dios.

Con 2,3 millones de personas encerradas hoy en las cárceles de los Estados Unidos, Stevenson instó a los cristianos a no darse por vencidos ni darle la espalda a aquellos que han sido condenados y esencialmente expulsados ​​por la sociedad.

“Por supuesto, las personas que cometen crímenes deben rendir cuentas. Dios quiere que responsabilicemos a las personas”, dijo el conocido abogado y activista de justicia social. “Pero también quiere que los guiemos hacia la redención”.

Primero, “acercarse a la gente” que ha sido excluido, encarcelado, maltratado y descuidado, dijo.

En lugar de permanecer lejos de la “parte mala de la ciudad”, Stevenson alentó a entrar y ser testigos de Dios.

Segundo, cambia la narración.

Se dice que las personas tienen miedo y se enojan y que muchas personas que no deberían estar en la cárcel, como los usuarios de drogas, han sido encarceladas.

“Si nos permitimos ser gobernados por el miedo y la ira, toleraremos las cosas que son desiguales, que son injustas, que son injustas”, dijo Stevenson.

Tercero, “tenemos que mantener la esperanza” porque “la esperanza es lo que hace que hables cuando otras personas dicen que estés callado”.

“Requiere coraje tener esperanza”, dijo.

Cuarto, los cristianos deben estar dispuestos a hacer cosas incómodas.

Al final, señaló Stevenson, no solo los internos están quebrados, y no es solo el sistema el que está roto, sino que todos están quebrados.

“Dios está llamando a la gente quebrantada aquí para estar con Él para hacer justicia”, dijo. “En la iglesia venimos porque estamos rotos, … lo confesamos y hay poder en eso y tenemos que compartir eso con un mundo que se ha descarriado”.

La Iglesia Willow Creek ha estado enviando voluntarios a las prisiones todas las semanas para fomentar las relaciones y llevar a cabo estudios bíblicos.

Tom y Wendy Horton, que han estado visitando reclusos por más de una década, cree que si Jesús estuviera en la tierra hoy, “estaría pasando el rato en la cárcel del condado de Cook”.

Con voluntarios que visitan reclusos varias veces a la semana, el alguacil del condado de Cook, Tom Dart, se sorprendió al descubrir que el programa de estudio de la Biblia realmente funcionaba. Notó en un video para Willow Creek Church que los reclusos acusados ​​de asesinato en primer grado se tomaron de las manos y rezaron juntos.

“Estaba tan impresionado por el programa”, dijo Dart.

Un recluso de 25 años, identificado como París, dijo que el programa cambió su vida. “Estoy tratando de ser una mejor persona”, dijo.

Paris y varios otros presos también expresaron gratitud por el amor que han estado recibiendo de extraños.

“Esas bolsas [navideñas] son ​​fenomenales”, dijo Paris. “Nos da un sentido de amor, … de alegría. Tenemos la sensación de que hay alguien que nos ama y que ni siquiera nos conoce. Ese amor es muy fuerte y profundo”.

Al final del servicio de adoración del domingo, los asistentes empacaron bolsas con libros, incluido un estudio bíblico sobre la vida del apóstol Pablo y refrigerios. Las bolsas navideñas no solo llegarán a los reclusos de Illinois, sino que también se entregarán a aquellos en la Penitenciaría del Estado de Louisiana.

Las iglesias en otros cuatro estados también se han unido a la iniciativa y entregarán bolsas de Navidad a los presos en sus estados.

“Hay muy pocas iglesias … que harían un compromiso como este con una actitud tan humilde y con la misma alegría con la que te involucraste en esto”, dijo Hybels después de que las maletas estuvieran llenas. “Podrás pararte frente a Dios algún día y decir ‘hice algo’. Y si Dios se mueve para que hagas más, entonces haz más como Él te lo pide “.

Hybels dijo que ha estado orando para que cada persona encarcelada en los 50 estados reciba algún día una bolsa de Navidad.

www.christianpost.com
Traducido por Primicia.cl

 

Envía tus Noticias Cristianas